Skip to main content
ARTÍCULO: La felicidad de las personas ha sido un indicador al alza tanto para las empresas como para los profesionales, ya que los estudios han demostrado que la felicidad conduce a una mayor eficiencia y calidad en los roles desempeñados. Vea en este artículo cómo se relaciona Lean con la felicidad y por qué esta debería ser una de las prioridades en el mercado a partir de ahora.

Autor: Robson Gouveia, Director del Lean Institute Brasil. Co-autor libro "Gerenciamiento Diario para ejecutar la estrategia"

¿Usted es feliz? ¿Tú estás feliz?

La corrupción, la violencia y la desigualdad social acentuada en los últimos cuatro años han hecho que los brasileños se sientan cada vez menos felices. Además de estos inconvenientes, la pandemia mundial de coronavirus impactará significativamente en el llamado “índice de felicidad” en 2021.

El Informe Mundial de la Felicidad, elaborado anualmente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para analizar la percepción de este sentimiento en 153 países, reveló en 2020 que Brasil ocupa el puesto 32, así como en 2019, tras caídas sucesivas.

La Felicidad Nacional Bruta (RNB) ganó prominencia mundial en 2012, luego de una reunión del Alto Comisionado de la ONU, en la que se identificó a la FNB como un nuevo paradigma de desarrollo socioeconómico. Este concepto de desarrollo social fue creado por el Rey de Bután Jigme Singye Wangchuck en 1972 como contraparte del Producto Interno Bruto (PIB). Mientras que los modelos tradicionales de desarrollo tienen como objetivo principal el crecimiento económico, el concepto de FNB se basa en el principio de que el verdadero desarrollo de una sociedad humana surge cuando el desarrollo espiritual y el desarrollo material son simultáneos, complementándose y reforzándose mutuamente.

El país que ocupa la primera posición por tercer año consecutivo, es decir, “el más feliz del mundo”, es Finlandia. Finalmente, Afganistán aparece por primera vez. La nación latinoamericana que ocupa el mejor nivel en el ranking es Costa Rica, en el puesto 15, cuatro posiciones detrás de Canadá, la más feliz del continente americano.

Los países con un Índice de Desarrollo Humano (IDH) alto se encontraban entre los primeros puestos. En este patrón llamó la atención el hecho de que todos los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia) estuvieran entre los diez primeros del ranking por segunda edición consecutiva. Los investigadores creen que la alta confianza interpersonal e institucional en estas naciones justifica este escenario.

El nuevo desafío de Toyota para producir felicidad en masa

El presidente de Toyota Motor Corporation, Akio Toyoda, dio a conocer a fines de 2020 el nuevo compromiso de la marca de “poner a los clientes primero” para “poner a las personas primero” y apuntar a servir a la sociedad en su conjunto.

Esta declaración de misión está arraigada en los valores de Toyota y explica por qué la empresa está estrechamente alineada con sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como inspiración para su estrategia de sostenibilidad global a largo plazo.

Toyota ha declarado que quiere “producir felicidad masiva”. Por supuesto, esto es una alusión a que la movilidad, en sus diferentes formas, nos brinda momentos de intensa felicidad, algo que ciertamente interfiere en el INB de una nación.

Al referirse a la misión de Toyota de producir felicidad para todos, en el Kenshiki Forum 2020 de Toyota Motor Europe (TME), continente donde se concentran los índices de felicidad más altos del mundo, Yumi Otsuka, directora adjunta de Sostenibilidad de Toyota Motor Corporation (TMC), destacó: “A medida que nos transformamos de una empresa de automóviles a una empresa de movilidad, para producir felicidad masiva, necesitamos hacer más que automóviles, furgonetas y camiones. Necesitamos alinearnos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Green Deal y un futuro mejor”.

Otsuka explicó cómo la experiencia y los logros de Toyota brindan una base sólida para sus ambiciones futuras: desarrollar tecnologías que puedan reducir la dependencia de los combustibles fósiles, fabricar vehículos eléctricos que puedan ayudar a frenar el calentamiento global, usar nuevas tecnologías y diseños para alcanzar el objetivo de cero muertes por accidentes de tránsito. y trabajando con socios ambiciosos y visionarios para construir Woven City, la ciudad del futuro, un ejemplo de una comunidad urbana siempre conectada y sostenible.

Toyota está experimentando cambios reales y sustanciales en la forma de hacer negocios. Afirma su rica historia y tiene mucho aliento para adaptarse y liderar un mundo cambiante, no solo introduciendo nuevas tecnologías, como innovaciones en pilas de combustible y baterías, sino también contribuyendo a la sociedad.

Cada una de estas iniciativas representa un paso adelante en la nueva misión de “fabricar la felicidad humana”, una misión inusual para una empresa global, pero de la que sus ejecutivos ya se sienten orgullosos.

Pero, al fin y al cabo, ¿qué son estos nuevos elementos denominados “felicidad humana” y “felicidad de masas” declarados por Toyota? ¿Qué podemos aprender de esto?

Una nueva perspectiva sobre la felicidad en el trabajo

Durante las últimas décadas, organizaciones de prácticamente todos los sectores han utilizado el sistema lean para transformar la gestión, desarrollar personas y maximizar resultados. El interés crece, se desarrollan y comparten nuevas técnicas y experiencias, y el aprendizaje es más rápido y eficaz.

En el centro de Lean está la capacidad de eliminar continuamente el desperdicio y resolver problemas de manera sistemática. Esto implica repensar la forma en que lideramos, gestionamos y desarrollamos a las personas.

El desarrollo de la sociedad industrial moderna dio lugar a varios estudios sobre formas de organizar el trabajo, reemplazando los principios tayloristas y burocráticos por nuevos conceptos. Entre ellos destaca el enfoque sociotécnico, que busca la optimización conjunta de los subsistemas social y técnico de un sistema organizacional del que forman parte el hombre y la tecnología.

La década que estará marcada por el Covid-19, acelerando la digitalización, nuevos medios de consumo, nuevas inquietudes y necesidades humanas, potencia aún más la necesidad de repensar nuestras acciones y, siguiendo el ejemplo de la pionera Toyota, dejar en el centro a las personas con un protagonismo aún mayor.

Y para producir “felicidad masiva”, debemos prestar atención a si cultivamos entornos donde la gente sea realmente feliz.

En las redes sociales, los llamados influencers digitales, o simplemente influencers , siempre están contentos y predican la felicidad como estilo de vida. Estas personas difunden contenidos relacionados con el éxito profesional a miles de seguidores, principalmente en Linkedin.

Los influencers dictan tendencias y siempre están mostrando las glorias y logros en proyectos exitosos tan soñados por muchos, algo muy poco probable que suceda todo el tiempo. De hecho, enfrentamos problemas, fallamos y aprendemos muchas más veces de las que compartimos en nuestras redes sociales.

¿La felicidad en el trabajo significa que todo lo que hacemos genera un éxito rotundo? Seguramente no. Carla Furtado, maestra en psicología y fundadora del Instituto Feliciencia, dice que “La diferencia entre la felicidad auténtica, legítima y real y la felicidad publicada en las redes sociales es abismal. Porque la felicidad, tal como la abordamos desde la psicología positiva, es una experiencia intrínseca, interna que, por supuesto puede manifestarse, pero nada tiene que ver con la ostentación de la felicidad”.

Se creó la llamada psicología positiva y se ha difundido durante más de dos décadas. Se diferencia de los objetivos de la psicología tradicional (cuyo enfoque es el alivio del sufrimiento humano) al investigar, identificar y comprender los comportamientos saludables que una persona puede tener y cómo esto se puede replicar en otros.

Este concepto, creado a fines de la década de 1990 por el psicólogo y entonces presidente de la Asociación Estadounidense de Psicología, Martin Seligman, busca cambiar el enfoque de la psicología tradicional para permitir este “despertar”, también llamado “florecimiento” del pensamiento humano.

Es una ciencia basada en tres pilares fundamentales.

1er Pilar: La experiencia del individuo

Idea de abordar los sentimientos que se consideran saludables en los diferentes momentos vividos, lo que podemos denominar “felicidad”. Es satisfacción, plenitud, alegría, el sentido de la vida.

La idea es tratar de comprender: ¿qué hace que la experiencia de una persona sea más gratificante que la de otra?

2º Pilar: Personalidad

Los sujetos son seres autoorganizados, tienen orientaciones específicas, son adaptables y evolucionan a lo largo de la vida. Aquí se abordan temas como la autodeterminación, la sabiduría, la trascendencia, las características y fortalezas de cada uno, es decir, los rasgos de personalidad.

2º Pilar: Personalidad

Los sujetos son seres autoorganizados, tienen orientaciones específicas, son adaptables y evolucionan a lo largo de la vida. Aquí se abordan temas como la autodeterminación, la sabiduría, la trascendencia, las características y fortalezas de cada uno, es decir, los rasgos de personalidad.

Hay una frase muy conocida en la gestión Lean que dice “Lean se trata de personas”. Si alguna empresa, como Toyota, necesita producir “felicidad masiva”, a través de productos y servicios que apoyen a las personas y a la sociedad en la búsqueda constante del bienestar, la satisfacción, la realización y el sentido de la vida, no podemos ignorar la necesidad de crear entornos donde la gente está muy feliz.

Me interesé y traté de estudiar y aprender sobre las prácticas de la psicología positiva, porque encajan ahí, en el sentido de que, para aprender a “florecer”, es necesario construir ambientes donde las personas puedan ser felices y realizadas.

Las personas siempre han estado detrás del éxito de Toyota, que es el lugar de nacimiento del sistema lean. Desarrollar personas es desarrollar sus capacidades, incluidas las psicológicas y emocionales.

Dado que el sistema Lean pone a las personas en el centro, y se refiere al desarrollo de personas antes de desarrollar productos, la idea es que la psicología positiva puede ser una herramienta para que las personas desarrollen su potencial. Y la felicidad o la búsqueda de la felicidad se convierte en una gran palanca para todo ello.

¿Hablar de los problemas abierta y transparentemente te hace sentir menos ansioso y preocupado? ¿Tener apoyo para resolver problemas puede hacerte una persona más feliz? Encontrar problemas y tener los mecanismos adecuados para resolverlos es uno de los caminos importantes hacia la felicidad corporativa, un dogma del sistema Lean.

La mayoría de las personas esperan tener experiencias ricas y satisfactorias en el trabajo, pero tradicionalmente no todos los que se levantan el lunes están realmente listos y emocionados para ir a trabajar y darlo todo. Según la consultora Gallup, “solo el 27% de los brasileños están ocupados en el trabajo”.

Por lo tanto, podemos concluir que, sin el compromiso de personas realmente felices, no tendremos productos y servicios que puedan brindar “tal felicidad masiva”.

La positividad y la negatividad del lugar de trabajo son factores esenciales para la transformación Lean. Son “contagiosos”.

Cuando hablamos de una transformación Lean, lo que está en juego es una cuestión de resiliencia, de entrega personal, de hacer que funcione, de buscar la mejora, de ser creativos, de mejorar día a día, de intentar responder constantemente a la siguiente pregunta: ¿Qué puedo hacer mejor hoy?

La cultura de buscar culpables y rechazar errores y problemas, muy tradicional en organizaciones que aún no han despertado al lean, revela cierta “negatividad” en la forma de juzgar a un individuo, problema o situación (poderosas semillas de infelicidad en el trabajo y los nefastos resultados en el clima organizacional). ¿Quién paga por todo esto? ¡Clientes, que son penalizados por malos servicios y productos!

Esto es perjudicial para un viaje de transformación Lean que tiene como suposición principal que “los problemas son verdaderos tesoros”. Esta forma negativa de ver los fenómenos organizacionales a veces desalienta a las personas, genera miedo, ansiedad, vergüenza y muchos otros sentimientos y percepciones que bloquean el potencial humano.

La psicología positiva despierta el potencial creativo de las personas en las organizaciones, aumenta el compromiso, ayuda a construir una cultura que predispone a la innovación cultivando la felicidad como “centro” del trabajo como principal referente.

Lean combinado con los conceptos de la psicología positiva, en este sentido, pueden redefinir la resiliencia de las personas frente a situaciones difíciles y convertirse en grandes palancas de productos y servicios que deleiten a los clientes/personas -como dijo Toyota- y, con ello, generen momentos de intensa felicidad.

Psicología Lean y del siglo XXI

El enfoque de los psicólogos se ha desplazado de sólo examinar lo que hace que las personas estén clínicamente enfermas a lo que las hace prosperar. Del mismo modo, los psicólogos organizacionales analizan cada vez más lo que hace que algunas personas prosperen y se desempeñen en el trabajo.

Desarrollado en un contexto de psicología positiva, el capital psicológico se refiere a un conjunto de recursos que los individuos pueden utilizar para ayudar a mejorar su éxito.

Se trata de las virtudes emocionales fundamentales de los profesionales, siendo las principales:

La voluntad, que tiene que ver con la motivación para lograr metas.

Optimismo realista, que es una confianza en la resolución positiva del futuro.

Resiliencia, la capacidad de superar condiciones adversas y adaptarse.

Autoconfianza, que es confianza en la propia capacidad.

Estas son virtudes emocionales y conductuales importantes para el profesional Lean del futuro y para las transformaciones que las empresas están experimentando hoy.

¿La gente feliz produce más? ¿Evolucionan más fácilmente las empresas que se preocupan por la felicidad de los empleados en el proceso de transformación Lean? Basado en experimentos recientes en varias industrias como servicios, finanzas, entretenimiento, software y manufactura, la respuesta es sí a ambas preguntas.

Ya no es noticia que la calidad de vida está directamente ligada a la productividad en el trabajo. Un estudio realizado por la Universidad de California, EE. UU., en 2018, lo dejó aún más claro. La investigación encontró que un trabajador feliz es, en promedio, un 31 % más productivo, tres veces más creativo y vende un 37 % más en comparación con los demás. Además, termina motivado para servir mejor al cliente, evitar accidentes en el trabajo y reducir los desperdicios.

Pero, ¿cómo los brasileños se relacionan con el trabajo y perciben la cuestión del bienestar?

Para llegar a esta respuesta, se realizó la encuesta ABRH PERMA , resultado de una asociación entre ABRH ( Asociación Brasileña de Recursos Humanos ) y gerentes del área de Recursos Humanos (coordinadores, directores y ejecutivos C-Level), Mapa de Talentos y Waggl Brasil, con 342 participantes.

El objetivo de la investigación fue averiguar cómo va el bienestar de los brasileños en las empresas, con base en el modelo PERMA, de Martin Seligman, que mide:

P – Emoción positiva

E – Compromiso

R – Relaciones

M – Significado

A – Realización (Realización)

La metodología utilizada en la encuesta se basó en el NPS (Net Promoter Score), con preguntas basadas en una escala de 0 a 10, resultando en índices positivos o negativos en las respuestas. Una de sus dimensiones reveló que el 29% de las personas se siente infeliz, el 43% se siente indiferente y solo el 28% se declara muy feliz en el trabajo.

¡Tenemos un problema serio!

Lean tiene que ver con el trabajo, como reafirmaba John Shook en uno de sus últimos posts, “celebremos el trabajo”. Si la gente no está contenta en el trabajo, no progresaremos mucho si no se hace algo radicalmente diferente.

Existen varias herramientas y prácticas Lean que pueden contribuir directamente a cerrar las brechas señaladas en la investigación y que pueden ayudar en la creación de ambientes y personas más felices, comenzando con una buena definición de propósito y la creación de un ambiente donde podamos reiteradamente hacer las siguientes preguntas: ¿Cuál es el problema que queremos resolver? ¿Qué mejoraremos en el trabajo que hará a las personas más felices y, como resultado, brindará más felicidad a los clientes?

La idea de que las personas felices producen más, son más creativas y tienen más probabilidades de experimentar puede ser muy importante para la comunidad que difunde prácticas de pensamiento Lean en todo el mundo.

Lean tiene la idea clara de la experimentación. Hemos notado en varias transformaciones empresariales que las personas felices tienen más posibilidades de experimentar algo si cuentan con la seguridad psicológica, la confianza y el apoyo necesario para hacerlo.

La felicidad tiene que ver con las emociones positivas. Tener acceso a la movilidad, poder trasladarse de un lugar a otro, ya sea en auto para visitar a un amigo o para unas vacaciones en familia, pasando por el simple hecho de poder levantarse e ir a la cocina a tomar un vaso de agua. son sin duda algunas experiencias ligadas a emociones positivas. Darnos cuenta de estas emociones positivas y experimentarlas hace que nuestras vidas sean más livianas y placenteras.

Las emociones positivas (por ejemplo, la confianza y la esperanza) nos ayudan mucho cuando nos encontramos con obstáculos. Y muchas veces, dentro de las empresas, los desafíos, las tareas, los proyectos, el mercado y el momento traen situaciones de vida difíciles. En las transformaciones Lean, ya sea en un departamento donde se está realizando un simple cambio de diseño o en la creación de nuevos equipos o células para el trabajo colaborativo, surgen muchos obstáculos y es necesario superarlos.

Cuando, pues, conseguimos potenciar las emociones positivas de confianza y esperanza, todo se vuelve más fácil. Las situaciones difíciles y los tiempos turbulentos se pueden superar más fácilmente, algo que la psicología positiva contribuye directamente a las empresas que avanzan con Lean.

Comprender e identificar nuestras fortalezas y virtudes, entre ellas la valentía, la perspectiva de integralidad, la igualdad, la lealtad y muchas otras, puede ser hoy más urgente que en el pasado.

Nunca hemos tenido un período más propicio para usar Lean y las ideas de la psicología positiva para cambiar mentalidades, actitudes, prácticas y lo que necesitamos lograr en la transformación de las empresas.

La felicidad de las masas debe pasar por el desarrollo continuo de las personas.

Akio Toyoda tiene el reto de seguir renovando Toyota y estar al frente de lo que para nosotros es un admirado modelo de gestión.

La industria mundial está experimentando una transformación única en este siglo, que no excluye al sector del automóvil. De la misma manera que Toyota superó el enorme desafío de fabricante de telares a fabricante de automóviles, ahora se está reinventando audazmente como una empresa de movilidad.

Si bien los principios sobre los que se fundó Toyota no cambiarán, hay una evolución significativa en el Toyota Way 2020 y sus valores.

Algo permanece sin cambios y aún más fuerte: el enfoque en las personas. Proporcionar movilidad y producir felicidad para todos.

Hoy, las organizaciones tienen acceso a las mismas tecnologías, la misma maquinaria, materias primas y empleados altamente calificados. Entonces, la diferencia está en la forma en que estas empresas trabajan para desarrollar a las personas y cómo lo hacen para crear entornos inclusivos que permitan a las personas sentirse realizadas, satisfechas y felices.

Nuestras experiencias en un supermercado, mientras navegamos por un sitio web o una aplicación, mientras conducimos un vehículo o nos atienden en un hospital pueden hacer que nuestros momentos sean más felices o más desastrosos.

Si los responsables de la transformación Lean en las organizaciones no están atentos al individuo y los aspectos que los hacen felices (un factor impulsor de la mejora continua del trabajo que realizan), las transformaciones Lean pueden fallar y la felicidad masiva para los clientes y empleados es una mera utopía.

Toyota una vez más se pone a la vanguardia y debe generar nuevos y profundos aprendizajes. Esto será bueno para Lean, para empresas, para individuos y para la sociedad.

Libros relacionados

Open chat
Necesitas Ayuda?
Hola👋...
¿En qué podemos ayudarte?
X